«Me parece una buena y práctica iniciativa. Las aulas se llenan de niños de distintas razas y tanto el lenguaje como otras herramientas educativas, como pueden ser las pinturas de los diferentes colores de la piel, no se incorporan al ritmo que se debería. También es necesario cambiar el lenguaje, ya no podemos hablar de color carne, refiriéndonos al color de la piel como si solo hubiera uno y este sea exclusivamente el blanco
En este vídeo vemos un ejemplo cotidiano en el que muchos niños no se encuentran identificados con la tarea que se les pide. Para ellos, el no tener una pintura de su color de piel no es un hecho banal, es una situación más en la que se les recuerda que son diferentes, algo que les hace sentirse mal.
Con este tipo de iniciativas se van evitando este tipo de situaciones, para que los niños se sientan cada vez más integrados en la sociedad a la que pertenecen.
Enhorabuena por este proyecto que cuenta con todo mi apoyo»

¡Muchas gracias Montse!
https://www.psicoveritas.es/