El Blog “A la Pizarra” en este interesante artículo pone el acento en la necesidad de herramientas para trabajar la diversidad cultural y la interculturalidad en las escuelas y en relación a nuestros colores dice: “Este proyecto, que saca a la luz miradas etnocéntricas dadas por verdades universales de nuestra sociedad occidental –como un hecho tan simple como llamar color carne a la pintura de una tonalidad similar a la piel clara- deja en entredicho que programemos la educación desde una perspectiva realmente intercultural”.

Os reproducimos todo el artículo, merece mucho la pena leerlo!

 

Hace unas semanas descubrí, gracias a una alumna y su familia, una cajita de pinturas de colores muy especial.

std

Creada por Ubuntuland.com, contiene ocho tonalidades distintas de colores piel, para concienciar sobre la diversidad y la interculturalidad, cada vez más presente en nuestro entorno y nuestros centros escolares. Según se puede leer en su página web, este proyecto “busca dar respuesta a las necesidades de escuelas y familias que demandan productos que reflejen la diversidad cultural y racial de nuestra realidad actual (…) En resumen, creemos que todos formamos una gran familia, tenemos fe en el ser humano, y proponemos una mirada conciliadora e ilusionante sobre la interrelación entre las personas para que, como el árbol en la oscuridad que va en busca de la luz para crecer, nosotros también crezcamos, transformemos y cambiemos a la par la sociedad en la que vivimos convirtiéndola en un lugar donde todos nos podamos sentir más cómodos, sin distinciones”.

Este proyecto, que saca a la luz miradas etnocéntricas dadas por verdades universales de nuestra sociedad occidental –como un hecho tan simple como llamar color carne a la pintura de una tonalidad similar a la piel clara- deja en entredicho que programemos la educación desde una perspectiva realmente intercultural. Y es que, si nos referimos al currículo oculto -al que ya hacíamos mención en alguna otra entrada de este blog- todavía nos es complicado encontrar verdadera diversidad étnica en los libros de textos, y las editoriales se limitan a cambiar el color de la piel a algunos de los personajes que aparecen en ellos, sin incluir alternativas culturales distintas a las del primer mundo.

Pero, ¿qué entendemos por interculturalidad? Según el Centro Virtual Cervantes, es un tipo de relación que se establece intencionalmente entre culturas y que propugna el diálogo y el encuentro entre ellas a partir del reconocimiento mutuo de sus respectivos valores y formas de vida. A diferencia de la multiculturalidad, que se centra en una convivencia pacífica entre las diversas culturas, este concepto apuesta por reforzar y enriquecer creativa y solidariamente la diversidad, en lugar de fundir las identidades en una única. De esta forma, y trabajando para que nuestra mirada se vuelva algo más relativa, comenzaremos a comprender y respetar las idiosincrasias propias de otras civilizaciones. Y, desde luego, el mejor momento para fomentar esta amplitud de miras es la infancia, cuando todavía no se han podido condicionar en exceso por creencias estereotipadas y prejuicios presentes en nuestro entorno social.

La diversidad cultural se puede trabajar de muy diversas maneras, pero para mí la más efectiva es la naturalización y la normalización de la variedad racial y étnica. Vivirlo como algo normal, con lo que convivimos, es la mejor manera de generar respeto. Por ello, un trabajo puntual en esta línea, aunque valioso, puede resultar insuficiente. La tolerancia y el respeto hacia los demás debe impregnar todos y cada uno de los momentos educativos de un alumno, y para ello nada mejor que ofrecerles una amplia variedad de modelos de vida. Enseñar en las diversas festividades alrededor del mundo, en el multilingüismo, en la gran cantidad de formas de vestir distintas que existen, en la multiplicidad de alimentos, en la disparidad de formar de entender la idea de familia y de sociedad… debe de ser una prioridad en nuestras propuestas educativas, integrándolo de forma transversal en la transmisión de los conocimientos que conforman el currículo básico.

En nuestras manos, como docentes, padres o parte activa de la comunidad educativa, está conformar ciudadanos libres de imágenes y creencias preconcebidas. En nuestra mano está la posibilidad de crear una futura sociedad más justa y tolerante.

Blog A La Pizarra: http://www.desdesoria.es/alapizarra/educar-desde-una-mirada-intercultural/