Hoy Marga Muñiz Aguilar, autora del libro «Los niños no viene de París» nos recordaba el apartado de su libro titulado «Estrategias para desarrollar una identidad racial positiva» donde mencionaba los lápices de colores piel como una de esas estrategias.  Una opinión que compartimos totalmente, aquí os dejamos el párrafo:

«6.- Poner a su alcance juguetes, libros y materiales multiétnico
 Hoy día existen en el marcado, muñecas de distintas razas y libros de cuentos de diversas tradiciones culturales, que pueden ayudar a nuestros hijos/as a desarrollar una visión enriquecedora de la diversidad étnica y cultural.

Crayola fabrica crayones y lápices “multiculturales” con colores caoba, damasco, siena, oro y sepia, que pueden ayudar a terminar con la famosa expresión racista “color carne” para referirse al color que usan los niños/as caucásicos para colorear la piel, como si el único color posible de la piel fuera ese. Muchas escuelas y maestras/os no son ni siquiera conscientes del trasfondo racista de esa expresión, pero de una forma sutil va permeando en nuestros hijos/as  el concepto de que lo “normal” es tener ese color de piel y que los demás tipos de piel no son de tanto valor»

¡Muchas gracias, Marga!

http://margamunizaguilar.com/web/